Making the world smaller - Haciendo el mundo más pequeño

For english scroll down

«Hacer el mundo más pequeño», suena bien, ¿verdad? Este es el eslogan de FK Norway, y eso es lo que están haciendo en realidad. ¿Cómo lo hacen? Ayudan a unos 600 jóvenes, de Noruega, y 25 países de Asia, África y América Latina participan en diferentes proyectos de intercambio cada año, intercambiando ideas, experiencias y entendimientos, haciendo que el mundo sea más pequeño.

El Programa de Intercambio de Delegados de Juventud (YDEP) de la Cruz Roja es uno de estos proyectos que recibe fondos de FK Norway, por lo que 12 participantes de cuatro continentes intercambian su ubicación durante 9 meses y como equipo trabajamos con voluntarios jóvenes de la Cruz Roja en estos países respectivos.

 

¿Cómo hacer que el mundo sea más pequeño? ¿Cuál es la receta?

Mi respuesta: reunir a las personas, dejarles hablar, dejarles compartir, dejarles entender y explorar, dejar que aprendan, dejar que se inspiren, dejarlos inspirar y el mundo se hará más pequeño.

 Delegados de Juventud, de Noruega, Nepal, Madagacar y Colombia, en un campamento de juventud de FK Norway. 

Delegados de Juventud, de Noruega, Nepal, Madagacar y Colombia, en un campamento de juventud de FK Norway. 

Entonces, ¿el mundo tal como lo percibo se hizo más pequeño durante los primeros 6 meses de mi intercambio de Noruega a Colombia?

¡Debo absolutamente decir que sí a eso! El mundo es un lugar maravilloso, y no tan grande nunca más. La gente es gente, los jóvenes son jóvenes, los perros son perros, ¿qué puedo decir? Todos compartimos este mundo común, y no es tan grande cuando se llega a experimentar la misma. Podría describir el mundo tal como lo veo con muchas palabras, muchas palabras bonitas, pero no todas tan bonitas, porque la realidad no es tan gloriosa. El mundo es un lugar injusto, no es todo brillo y glamour. Pero a partir de mis experiencias, donde hay menos brillo real y glamour, la gente es más feliz. Las personas brillan a sí mismos, que iluminan el mundo, son el brillo, haciendo de este mundo un lugar más feliz y mejor para los demás. La felicidad no depende del dinero o el brillo, sino de las personas, de compartir experiencias. La riqueza no se trata solo de dinero, ya que uno puede ser rico sin dinero. Pero ¿cómo descubrir algo así? Debe experimentar, vivir en ella, saborearlo, sentirlo, olerlo, se agotan por ella, y le va a encantar.

 Dibujo de un delegado de juventud anterior

Dibujo de un delegado de juventud anterior

Haciendo el mundo más pequeño - eso es lo que se trata. Se trata de conseguir estos nuevos entendimientos, aprendiendo de la comunidad local y la cultura en la que no sólo estamos trabajando, pero vivimos como una parte de la sociedad. He aprendido que la gente aquí no es tan dependiente de los materiales para ser feliz. Me inspira, me hace feliz ver a estas personas que encuentro irradiando felicidad. También me hace reflexionar sobre la cultura de donde soy, una cultura donde la riqueza se valora en las cosas y el dinero en lugar de compartir las experiencias y momentos con sus seres queridos. Me gusta la cultura colombiana de compartir, que es algo noruegos podrían aprender a hacer más, porque no es tan malo, ¡te lo prometo!

Al obtener estas valiosas experiencias, el mundo se ha vuelto más pequeño. He aprendido mucho, y estoy aprendiendo algo nuevo todos los días. Estar expuesto a una nueva cultura durante mucho tiempo puede ser agradable, intrigante pero agotador al mismo tiempo. Hay bastantes cosas que funcionan de manera diferente aquí en Colombia que en Noruega, y algunas veces quiero hacer una pausa, ir a casa a Noruega, a mi familia y amigos, donde sé cómo funciona todo. Quiero caminar en la calle, sin sentir que todos me miran porque me veo diferente, solo quiero serlo. Sin embargo, eso también es una experiencia, estoy aquí ahora, vivo aquí durante estos 9 meses. Necesito adaptarme, tengo que entender, aprender, también cuando las cosas se ponen difíciles, también cuando estoy cansado, cuando echo de menos mi hogar, cuando estoy enfermo. Es una aventura, y así es como es. ¿Quién dijo que las aventuras son solo ups? Afortunadamente, hay muchas más mejoras en mi aventura aquí que en las bajas. Creo que es por eso que mi mundo se ha vuelto más pequeño, se ha convertido en un lugar mejor, más pequeño, más cómodo y familiar, ya que experimentar y entender nuevas culturas y compartir con la gente que me hace feliz.

Eso soy yo y mi percepción del eslogan, “hacer el mundo más pequeño”. Gracias FK Norway, por dejarme explorar el mundo, por dejarme hacer el mundo más pequeño.

Sofie


MAKING THE WORLD SMALLER

«Making the world smaller», sounds nice right? This is FK Norway’s (Fredskorpset) the slogan, and that’s what they are actually doing.  How do they do it? They help about 600 youths, from Norway, and 25 countries in Asia, Africa and Latin-America participate in different exchange projects every year, exchanging ideas, experiences and understandings – making the world smaller.

The Red Cross Youth Delegate Exchange Programme (YDEP) is one of these projects that get funding from FK Norway, so 12 participants from four continents exchange location for 9 months, and as a team we are working with Red Cross Youth volunteers in these respective countries.

 

How to you make the world smaller? What is the recipe?

My answer – get people together, let them talk, let them share, let them understand and explore, let them learn, let them be inspired, let them inspire, and the world will get smaller.

 Youth Delegated from Norway, Nepal, Madagascar and Colombia, at a FK Norway Youth Camp. 

Youth Delegated from Norway, Nepal, Madagascar and Colombia, at a FK Norway Youth Camp. 

So, has the world as I perceive it gotten any smaller during the first 6 months of my exchange from Norway to Colombia?

I would absolutely have to say yes to that! The world is a wonderful, and not that big place anymore. People are people, youths are youths, dogs are dogs, what can I say? We all share this common world, and it’s not that big when you get to experience it. I could describe the world as I see it with many words, many nice words, but not all so nice, because the reality is not all that glorious. The world is an unfair place, it’s not all glitter and glam. But from my experiences, where there are less actual glitter and glam, people are happier. People shine themselves, they light up the world, they are the glitter, making this world a happier and better place for those around them. Happiness does not depend on money or glitter, but on people, on sharing experiences with people. Wealth is not just about money, as one can be rich without money. But how to discover something like that? You must experience it, live in it, taste it, feel it, smell it, get exhausted by it, and you will love it.

 Drawing by previous Youth Delegate

Drawing by previous Youth Delegate

Making the world smaller – that’s what it is all about. It is about getting these new understandings, learning from the local community and culture where we are not only working, but living as a part of the society. I have learnt that people here are not as dependent on material goods to be happy. It inspires me, it makes me happy to see these people I meet radiating happiness. It also makes me reflect on the culture where I am from, a culture where wealth is valued in things and money rather than experiences and sharing moments with loved ones. I like the Colombian culture of sharing, it is something Norwegians could learn to do more, because it’s not that bad, I promise you!

By getting these valuable experiences, the world has gotten smaller. I have learnt so much, and I am learning something new every day. Being exposed to a new culture for a long time can be both enjoyable, intriguing but exhausting at the same time. There are quite some things that works differently here in Colombia than in Norway, and sometimes I want to press pause, go home to Norway, to my family and friends where I know how everything works. I want to walk in the street, not feeling like everyone is looking at me because I look different, I want to just be. However, that is also an experience, I am here now, I live here for these 9 months. I need to adapt, I need to understand, to learn, also when things get tough, also when I am tired, when I miss home, when I am sick. It is an adventure, and that’s how it’s like. Who said adventures are only ups? Luckily there are way more ups to my adventure here than downs. I think that’s why my world has gotten smaller, it’s become a better, smaller, more comfortable and familiar place, because experiencing and understanding new cultures and sharing with people makes me happy.

That’s me and my perception of the slogan, “making the world smaller”. Thanks FK Norway, for letting me explore the world, for letting me make the world smaller.

Sofie