Un futuro más brillante

For English, scroll down. 

En febrero se unaron en Bogotá premios nobeles y activistas por la paz de todo el mundo, para participar en la 16. Cumbre mundial de Premios Nobel de la Paz – incluyendo el premio nobel de la paz mas recién (2016), el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.

Más que 500 jovenes de todo el mundo participaron en la cumbre, entre ellos muchos jovenes colombianos. El futuro pertenece a ellos, y nosotros hablemos con algunos de ellos sobre sus pensamientos y expectativas para el futuro. 

Más oportunidades

Luis Miguel Jaramillo (25) es optimista respecto al futuro de Colombia.

Luis Miguel Jaramillo (25) es optimista respecto al futuro de Colombia.

Luis Miguel Jaramillo (25) es un poco ansioso sobre los primeros años tras el acuerdo de paz, pero confía en que las cosas van a ser mejor en el largo plazo:

- A corto plazo, quizás 5-10 años, probablemente veremos algo de incertidumbre, tanto en términos de cuestiones legales, políticas y de seguridad. Porque cuando hay cambios, las personas deben estar dispuestos a aceptar y adaptarse a estos cambios. Y cuando muchos ex- miembros de grupos armados van a reintegrarse en la sociedad civil, esto podíra ser un desafío grande. Pero en el largo plazo soy muy optimista y estoy convencido de que Colombia va a crecer mucho y convertirse en un país con muchas oportunidades, particularmente para nosotros jóvenes.

 

Una democracia más fuerte

Participantes en la cumbre mundial de la paz en Colombia contribueron a un proyecto de comunicación visual sobre esperanza para el futuro. 

Participantes en la cumbre mundial de la paz en Colombia contribueron a un proyecto de comunicación visual sobre esperanza para el futuro. 

Él comparte la creencia optimista en el futuro con Carla Fernández (24), que participa porque quiere aprender de las experiencias de los premios nobeles de paz que participan en la conferencia de este año.

- Después de más de 50 años de guerra, ahora estamos más que listos para la paz. Todo no es perfecto, pero tengo fe de que las cosas van a mejorar en el futuro. Sobre todo, espero que tendremos una democracia más fuerte, donde las personas participan de manera más activa. Tenemos un muy alto nivel de desconfianza en el gobierno y en las instituciones públicas en este país, especialmente entre los jóvenes. Tengo esperanza y creo que va a mejorarse en el futuro.

Otra mentalidad

Bogotá fue anfitrión de la Cumbre Mundial de la Paz de este año, poco después de que se firmara el histórico acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC.

Bogotá fue anfitrión de la Cumbre Mundial de la Paz de este año, poco después de que se firmara el histórico acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC.

Moises Galezo (22) lleva, a pesar de su edad corta, más que 10 años como voluntario. Cuando se le preguntó acerca de sus pensamientos futuros, no estaba en duda:

- Por supuesto que soy un optimista. Creo en Colombia y los colombianos, que queremos y que se llega a una paz duradera y justa. Somos los jóvenes que son el futuro y tenemos una mentalidad diferente, la mentalidad de paz, que nuestros padres no tenían. Tengo un poco de miedo al tema de falta de información, es decir que tanto los medios de comunicación como las redes sociales ayudan a difundir información falsa que puede tener consecuencias graves. Todos debemos asumir la responsabilidad respecto a este tema, dijo.

Ingrid y Daniel

 

A brighter future

 

In February Nobel Prize winners and peace activists from around the world gathered in Bogotá to participate in the 16th World Summit of Nobel Peace Prize Laureates - including the most recent laureate (2016), Colombia's President, Juan Manuel Santos.

More than 500 young people from all over the world participated in the summit, among them many young Colombians. The future belongs to them, and we talked to some of them about their thoughts and expectations for the future.

More opportunities

Luis Miguel Jaramillo (25) is optimistic about the future of Colombia.

Luis Miguel Jaramillo (25) is optimistic about the future of Colombia.

 

Luis Miguel Jaramillo (25) is a little anxious about the first few years in the aftermath of the peace agreement, but he is confident things will be better in the long run:

- In the short term, perhaps 5-10 years, we will probably see some uncertainty, both in terms of legal, political and security issues. Because when there are changes, people must be willing to accept and adapt to these changes. And when many former members of armed groups are to be reintegrated back into civil society, this could pose a great challenge. But in the long run I am very optimistic and I am convinced that Colombia is going to grow and become a country with many opportunities, especially for us young people.

A stronger democracy

Participants at the World Peace Summit in Colombia contributed to a visual communication project about hope for the future.

Participants at the World Peace Summit in Colombia contributed to a visual communication project about hope for the future.

He shares the positive belief in the future with Carla Fernandez (24), who participates because she wants to learn from the experiences of the Nobel laureates at this year's conference.

- After more than 50 years of war, we are now more than ready for peace. Everything is not perfect, but I have faith in that things will improve in the future. Above all, I hope we will have a stronger democracy, where people participate more actively. We have a very high degree of distrust in government and in public institutions in this country, especially among the young people. I hope and believe that this will improve in the future.

A different mentality

Bogotá hosted this year's World Peace Summit, shortly after the historic peace deal between the Colombian government and FARC was signed.   

Bogotá hosted this year's World Peace Summit, shortly after the historic peace deal between the Colombian government and FARC was signed. 
 

Moises Galezo (22) has, despite of his young age, already been a volunteer for more than 10 years. When asked about his future thoughts, he was not in doubt:

- Of course, I'm an optimist. I believe in Colombia and in Colombians, that we want and that we will accomplish a lasting and just peace. We are the young people, we are the future. And we have a different mentality, the mentality of peace, which our parents never had. What makes me a bit worried is this topic of fake news, that both the media and social networks helps spreading false information that can have serious consequences. We must all take responsibility in this regard, he  said.

Ingrid and Daniel